lunes, 24 de septiembre de 2007

La troupe Almodovar


Annie Leibovitz, la fotógrafa que desquició a la reina de Inglaterra en un ademán de arrebato de corona, se ha desplazado hasta Segovia para retratar a las "chicas Almodovar", al más puro estilo castizo, bajo mando de Anna Wintour.
Ella, que fotografió hace más de veinte años a Bette Midler en un lecho de rosas, mucho antes de que Sam Mendes se hiciera famoso por esas misma escena con Mena Suvari de protagonista.
Ella, que metió a Whoppi Goldberg en una bañera de leche de cabra, y desnudó ante su preciada cámara a una Demi Moore embarazadísima, y a dos estrellas cómo Keira y Scarlett frente un Tom Ford excitado, varonil y vestido.
Ella, que tomó la última instántanea de Jonh Lennon.
Ella que refleja cómo nadie la magia del momento.
No lo que es sino lo que parece ser.
Su objetivo no ve la literalidad.
Plasma la connivencia.
Los contrastes.
Avdvierte el lado irreal.
Fiel a su filosofía de potenciar la puesta en escena, ella, ha querido recrear un ambiente de bodegón para immortalizar a la musa del hiperrealismo extremeño y el surrealismo madrileño, su mentor y el resto de "vedettes buñuelistas".
Naturaleza, lunares, colores, curvas, folklore y un carro han sido el leimotiv de una sesión en la que han participado, entre otros, Leonor Watling (de verde, en la primera foto), Rossy de Palma (de Gaultier), Rafael Amargo (al cajón), y Bibiana Fernández (con un precioso vestido de flamenca de la última colección de Vicky Martín Berrocal).
Esa España cañí y olé...