miércoles, 26 de septiembre de 2007

Art Nouveau





































De Missoni me ha gustado lo menos Missoni.








Las clásicas cenefas en vestidos de punto fino siguen teniendo un protagonismo fijo y sí, me gustan, son un must, pero ésta vez me quedo con lo rutilante.








Con la elegancia plasmada en las telas que parecen pintadas al óleo, en los motivos ultraflorales a lo Gauguin, en los cristales y brillos dorados cómo salidos de un cuadro de Klimt.








Los colores vivos (amarillos, rojos, verdes, naranjas y amarillos) que se matizan con marrones o grises sin que se apague su fuego.
Porqué la colección sigue siendo alegre y viva aunque nunca estridente.
Y las siluetas son femeninas sin apelmazar, sexy's pero sin marcar.
Me han encantado los pantalones de colores y las combinaciones de minifaldas de paillettes, haciendo formas geométricas, con camisas floreadas en seda.
Y los chalecos extralarges de strass. Y los vestidos foulard. Y los guantes en verano. Y las preciosas pulseras y clutches metálicos con turquesas, gemas y piedras varias.