miércoles, 19 de septiembre de 2007

La maldición de Moctezuma















































Mientras en Nueva York triunfa el estampado africano, Matthew, recién emigrado de la gran manzana tras cinco años de ininterrumpido clamor popular, apuesta por México y su jovialidad para la fugaz vuelta a su Inglaterra natal.

Le van sus dibujos y cenefas. Él siempre ha sido muy geométrico en cuánto a motivos. Y muy de mariposas en cuánto a formas.

Volvemos a ver mucha túnica, mucho chiffon, rayas, chalecos de cuentas (preciosos), mucho pañuelo tintado y "lots of shorts".

Muy en su línea, muy Williamson, con sus míticos corales y fucsias, amarillos, azul, turquesa y verdón, su sinfonía de estampados, su toque étnico y su "glam gold".

Puntazo total la aparición estelar de un Prince que creíamos artísticamente traspuesto, pero no, estaba de parranda y parece que lo demostró.