martes, 25 de septiembre de 2007

Esperando el relevo








































































Mientras se nombra al sucesor del arquitecto de la moda, el gran Ferré, la pasarela milanesa nos presenta una colección homenaje elaborada por el equipo creativo que trabajó codo a codo con el recién y fatalmente fallecido creador.














Si su legado póstumo nos sumergió en una atmósfera andrógina de líneas geométricas, tejidos futuristas, mucho negro y superposiciones, ésta vez, se alzan las cinturas, se agilizan los tejidos y se pierden las formas. Se diluyen las curvas.


























Pantalones XXL, satenes, tules, sedas y muselinas para cuerpos, camisas masculinas, monos y túnicas: minimalismo neutro en kakis, grises y beige.













Corsés metálicos, bustiers rígidos, cristal y dorados para vestidos cortos o hasta los pies. Noche fucsia, violeta y malva.


Sutileza versus fuerza.



Tímidez versus fascinación.


Todo lo que a Ferré le gustaba de una mujer.


Descanse en paz el genio,



que no se pierda nunca su trazo.