martes, 21 de octubre de 2008

De Paloma Segrelles y Paqui Peña


Si la mujer de Óscar es una mezcla entre varias especies extinguidas o en vías de, más de los mismo es la esencia misma (valga la redundancia) de los Premios T de Telva: el perfecto cruce entre farándula de raza y fino petardeo. Aquellos que acusan de intrusismo a los neonatos del panorama social español, a los de casta baja y cama alta, no saben que las fauces de la desidia se han abierto ante sus caras: ¿no tienen más gracia esos pequeños monstruos del mal gusto que la nobleza baturra de mi querida España, esta España mía, esta España nuestra?
A mi se me revuelven los Prada cada vez que veo que si en este país se quiere llenar un evento, hay que tirar de agenda rancia.
Y hablo de rancios mediocres, no de apellidos ilustres y fisionomías peculiares y raras como la de mi admirada P punto Segrelles. Y es que como dijo Quinqui de Tamara: Paloma rules, que aunque por un momento la he confundido con Elizabeth Shue el día de su graduación y con Keira Knightley en el behind the scenes de The Dutchess, es pura frescura goyesca.

¿Alguien sabe qué edad tiene la señora De La Renta?


La verdad es que no sabía que este venerable señor que no le debe nada a hacienda estuviera casado, pero me gusta mucho el porte de su esposa Annette, que es un híbrido entre Inés de la Fressange y Jacqueline Kennedy pasada por el túrmix de Erin O'Connor y Lou Douillon.

Y retiro lo dicho en un reciente post: Yo de mayor, en realidad, quiero ser como Naty Abascal


No quiero ser mala, pero voy a serlo


Y que me perdone todo aquel que se de por aludido y se sienta ofendido, pero por el amor de Palacio: Caritina, así NO.

lunes, 20 de octubre de 2008

Arde Mugler






Las heroínas de calle, las inventó él.

Me he comprado un bolso de Obama

17'99 más 7 euros de gastos envío, y me llega justo el día 4 de Noviembre: ¿casualidad o señal?

Ja!

A mí es que estas tonterías me encantan...

¿Saber leer es entender de literatura?




No sé si antes era así, pero el caso es que


ahora lo soy. Ahora observo y juzgo sin pudor, antes miraba y opinaba con
recelo. Cuanto uno más se interesa por la moda y más se empapa de ella, más
relativiza: te vuelves objetor de conciencia, pero a la vez más se obceca; cuando la ves desde fuera crees que moda es
sinónimo de esclavitud y de




normas férreas, que la moda es "se lleva esto o esto otro", pero la pasión por la moda es como el amor por la lectura: no son sólo letras.


La moda no son tendencias.


Me hace gracia cuando la gente presupone que moda es ejercer de consejero matrimonial pero en cuestión de prendas.

¿Lo es?

No lo es.

La moda no es una disciplina, son todas.

Pero este el arma arrojadiza que utiliza quién no tiene ni idea.

De todas maneras la radicalidad en cuestiones de moda es como el juicio en cualquier otra faceta de la vida: no hay que prescindir nunca de ella.

No vale ser imparcial.

No existe la justicia social: imperan el bien, y el mal.

Pero si abusas del discernimiento en otros campos, es que tienes idea, y si lo haces en moda, pura frivolidad.

La intraseendencia no es ningún parapeto para la moral, señores.

Aunque es la excusa perfecta.


jueves, 16 de octubre de 2008

Yo de mayor




Yo de mayor quiero fumar puros e irme de crucero temático a Egipto en plan "Ágatha Christie" con mis nietos y dos niñeras, y en el equipaje, al asesino.


Yo de mayor no quiero ponerme rulos, quiero lucir melena y recogérmela en un moño.


Quiero llevar tacones, tener reuma, beber bourbon, y almacenar regalices en mi pastillero.


Seguir viajando en bicicleta, no haber probado nunca el chándal, y colgar de mi salón con chimenea y sillas de Grirc, los collages de tío Bruno.



Un vestidor, dos Lladró, y una caja de Ducados en la paperela junto al secretaire pegado al bureau.


Una pluma y mucha tinta.


Libros con olor a polvo y carcoma con sabor a madera.


Un mapa del mundo.


Entradas para la ópera, jugar a la ruleta rusa y dar fiestas entre concertistas de violoncello con tuxedos de Armani y perfume de Bulgari.


Un arpa y un pianoforte.


Un vestido verde jade de cola con lentejulas y una estola de zorra (que no de zorro).



Un marido, un amante, un amigo.

Mi estatua en cera.

Un gato en celo.



Y un loro que me cante por bulerías.







miércoles, 15 de octubre de 2008

Y de nuevo, una actriz

Desde luego lo de Anna Wintour con las actrices empieza a hacer del estímulo de Diana Vreeland una versión 2.0 del Entertainment Weekly, porque si el mes pasado la portada era para Rachel Weisz, una intérprete ni buena, ni mala; ni guapa, ni fea; ni gorda, ni delgada, este mes la cara de Vogue es Reese Witherspoon, esa chica con cara de Tejana profunda pero dotada con el preciado gen de la rareza, que no es ni buena, ni mala; ni guapa, ni fea; ni gorda, ni delgada.
Y no es la primera vez, ni la segunda, que ya sabemos como son los amores de Anna..intensos, pasionales, incondicionales y dilatados en el tiempo.

Y en la sección de parecidos razonables: Olivier Theyskens me recuerda a Palomares previo paso por la plancha...




















martes, 14 de octubre de 2008

El robobo de la jojoya o las perlas de Tamara


La Mercedes Fashion Week de Nueva York abrió sus puertas el 5 de septiembre, dándoso cita en ella los más selectos diseñadores del nuevo mundo...
¿Verdad o prenda?
¿Truco o trato?
Muy buen encabezamiento Tamara, nos situas en el tiempo y en el espacio y además nos das un dato con regusto colonizador: El nuevo mundo. Sí señor. De fondo suena Vangelis.
Las elecciones presidenciales les sirvieron de inspición para la decoración de las pasarelas de Bryant Park, inundada toda con motivos patrióticos que pedían el voto para la industria de la moda. Nadie como los americanos para aprovechar cualquier oportunidad y convertirla en show...
Genial Tamarita, una vez nos ha quedado claro donde estamos físicamente nos introduces el elemento sociológico con una contundencia clarividente que da gusto: a los americanos les va la marcha. Di que sí.
...los diseñadores americanos parece ir todos de por libre...
Caramba carambita, la reflexión entra en juego, así que los diseñadorus americanis no piensan en grupo si no que son entes independientes que actuan en solitario...vaya vaya, esto es casi antropológico: patrón de comportamiento del diseñador americano.
..los tejidos fueron los grandes protagonistas...
Otra verdad como un puño.
No faltaron propuestas más llenas de imaginación como las de Marc Jacobs y Calvin Klein cuyos diseños resultan más propios de las pasarelas que de situaciones cotidianas
¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿???????????????????????????????
En el se podía apreciar el aire renovado de la moda safari pero con toques más sofisticados para que los conjuntos sirvan incluso de noche...
Pues bueno es saberlo.
Tommy Hilfiguer..dejó atrás su estilo hip-hop
¿Qué qué qué qué? ¿Cómo dices? ¿Cómo? (Miedo. Letra y música Mala Rodríguez)
Y no sigo porque seguir es de cobardes y está feo hacer leña del árbol caído.
Y no se si reir o llorar, pero la cosa tiene guasa de la buena, y la chica no miente, Margaret Astor la libre, pero omite la parte buena de la verdad: la que va más allá de lo obvio.
Aiii si nos dejaran meter mano a nosotros...otro Galliano cantaría.

lunes, 13 de octubre de 2008

Y esto del blog ¿dice usted que se cura?

Todo empezó como un experimento conmigo misma, como un reto, como un juego, como una manera de comprobar que la moda y yo misma íbamos en la misma barca y seguíamos un mismo rumbo,
al principio navegávamos solas, muy unidas, de la mano, acercándonos progresivamente la una la otra y alejándonos cada vez más de la orilla,
convecidas de que podíamos prescindir del resto del mundo,
pero entonces llegásteis vosotros y distéis señales de vida.

Y ya nada fue lo mismo, el objetivo era otro, la emoción del primer comentario es comparable casi a la de un hijo primerizo, y lo dice una que nunca ha sido madre pero que quiere serlo más que volver a ser ajuntada por Lucio: ya no estaba sola.

En lugar de apocarte te creces, y ya no te importa tanto lo que dices si no lo que se percibe que escribes y te das cuenta de que no sabes nada pero que en el fondo no importa.

Y no importa no porque cualquier cosa valga, que con esto de la democratización de la red todo el mundo tiene un blog como todo el mundo puede jugar a ser Valentino, sino porque vale con lo que has trasncrito.


Te das cuentas de que quién pierde cinco o diez minutos en teclear tu dirección en su barra y atender a tus juicios no busca una verdad absoluta sino un pedacito de él mismo.





PD: Y aún así no puedo evitar sentirme culpable y floja por mi absentismo y mi irregularidad. Pero no más promesas. Estoy y estaré, pero ya no lo afirmo.

Confusión


Y mucha inquietud.










Ya tengo línea


Cuando te quitan internet te privan de un derecho fundamental, y tanto cambio de constitución para que reine la infantita Leonor, que aprovechen, y del tirón incluyan un nuevo artículo que reze "todo ciudadano español tiene derecho a permanecer conectado las 24 horas, independientemente del grado de fraudulencia e incompetencia de su operador",
hacía tiempo que no me sentía tan desnuda,
afortunadamente, parece que la luz se ha vuelto a hacer, venga a mí la inspiración.
Lo de la foto de Marc Jacobs es por asociación de ideas, por lo de la desnudez le tocaría a Tom Ford pero ya le han dedicado un buen artículo en el EPS que menos que darle su minuto de gloria a Bob Esponja y su partenaire...

jueves, 9 de octubre de 2008

Querido operador: déjame volver


Odio tener contratada una compañía "low cost" como operadora de internet, porque no me deja vivir en paz,

me enerva, me estresa, y me hace mucho peor persona,

y si me dan tregua mi conexión funcionará correctamente esta semana!

jueves, 2 de octubre de 2008

Blanca y radiante va la novia

¿Haciendo méritos para Valentino?


















Aquí Victor. Aquí Rolf. Y yo Shalom Harlow


Estos chicos desde que desfilan pero no desfilan están un poco intimistas y videoartísticos de más.












Un repulicano en la corte del Rey




Antes de ponernos a hablar de señoras, acaso ¿nadie a va a comentar el Castillazo de la Pataky en el estado de Nueva Inglaterra? ¿ni la aventuras amorosa entre entre Marujita Diaz y Paul Newman?


Menos mal que a Lacroix el cañí que le tira no es este, que también forma parte de nuestra plaza genética, sino el otro, el respetable, el universal, el épico; el del color, el farol, la peineta, la saeta, y el lunar.


Todo ello regado con un buen bustier dieciochesco y lazos de raso por doquier.


Y tachán, aquí está la mujer poeta, la mujer probeta, la mujer de la pompa y el dorado, del capote de oro y de la flor del mal.
Una cortesana en la jungla de cristal.
Una mujer elegante, aparatosa, esquiófrénica, daltónica u hortera.
Una mujer lánguida, prosáica, tendenciosa u déspota.
Pero al menos, no hay duda: ha sido niña.

miércoles, 1 de octubre de 2008

¿Quién dijo que a Esteban Cortázar le quedaba un telediario al frente de Emanuel Ungaro?














Esto me huele a Giannini.

¿A qué edad perdiste la feminidad?


Inciso: ya es Octubre, hay que ver cómo pasa el tiempo, la peor de las señales no es que este pase en sí, lo malo es cuando te das cuenta de ello, de que huye y se escapa, porque entonces es cuando es demasiado tarde para volver atrás, al superávit de minutos y al exceso de ganas por quemar el reloj. Antes no eramos conscientes de su ritmo y maldecíamos su sobra, ahora que no lo tenemos lo anhelamos pero tampoco sabemos que hacer de él cuando de repente vuelve a nosotros sin avisar.
Un desaguisado más.
Me espanta la pérdida de formas de todo tipo. Volviendo al espacio/ tiempo, este es el tipo de reflexiones que a uno le nacen cuando se hace mayor. Mayor mental. Algo viejo. Todo muy bien aderezado con un buena dosis imprevista y espontánea de brotes cascarrabias.
Entre ellas, la feminidad.
Y no como condición genética o estética, sino como estado mental.
Lo andrógino, sí, bien, en ocasiones y dosis individual.
Pero yo me sigo quedando con la feminidad como virtud a explotar.

¿Karl Lagerfeld? Sí hombre sí, ese señor del pelo blanco

¿Sale guapo en las fotos, verdad?

Hay que ver lo preguntona que estoy. Será porque prefiero otorgar antes que hablar.

Tampoco hay mucho que decir. Total.

Lo que sí os digo y no en coña es que quiero el bolso modelo "Yo soy el káiser".

Pero customizado a lo Perez Hilton.

Con bigotillo de rotring y mensaje subliminal,

por cierto, y siguiendo con mi tónica ¿dónde está Sebastián?




Lo de Stuart Vevers para Loewe ¿no está mal?

¿O por mucha campaña publicitaria recuperando a la gran Seymour este es un flaco ejercicio de lujo facilón a medio camino entre Miguel Palacio y Roberto Cavalli?
Veo veo, ¿qué ves? A Versace,

a Ferragamo,




y a Lanvin.





¿Es eso malo?
Pues (ya) no lo sé.

Desencuentros en la tercera fase: A Roisin Murphy le gusta Gareth Pugh