miércoles, 30 de julio de 2008

Naturaleza muerta





Si en verano el motivo principal en vestidos, blusas y camisetas, han sido las flores; con la llegada del frío la vegetación se marchita y se apagan los colores; los pétalos se en convierten hojas muertas;



los rojos, amarillos y fúcsias se vuelven calabazas, mostazas y marrones y ocres;



las hadas se vuelven ninfas,



y de los pájaros migratorios nos queda únicamente su bello plumaje...(aviso para navegantes: Hummingbird, ¡a cubierto!)



Aquacustum



Behnaz Sarapfour




Burberry Prorsum



Chado Ralph Rucci



Christian Lacroix






Donna Karan






Dries Van Notten









Erdem







Fendi








Gary Graham












Hussein Chalayan











Jean Paul Gaultier











Malandrino




















Marchesa











Maurizio Pecoraro















Missoni
















Naeem Khan


















Nina Ricci


















Ralph Lauren



















Sinha Stanic


























Threeasfour




























Tuleh








martes, 29 de julio de 2008

Y después del helado, me he quedado así






Fabulosa by Avedon,





divina, orgullosa, radiante y feliz,




ha sido como quitarse el pijama y la coleta mal hecha, y enfundarse en una maravilloso Balmain,






sin remordiemientos ni penitencias,






sin escrúpulos ni circunspección,





como las mujeres impías que no conocen frontera, respeto ni pudor,




esas que no se quieren a sí mismas y odian a quién tiene lo que ellas mismas desdeñaron sin razón,




esas que no saben a dónde van ni quiénes son,




y quieren robarle el rumbo a quién navega con excelente dirección.







Si al menos vistieran de Prada, tendrían algo de perdón,






pero si encima no saben ni dónde está Zara,






entonces no hay salvación.








No queridas no.




No hay que ser perra en esta vida, no hay que ser rencorosa, hostil ni vengativa,





hay que ir siempre con la cabeza erguida, y si una se sabe mejor, decirlo bien alto, que las mediocres pérfidas no dominen el mundo,






esclavizemos la ruindad disfrazada de clemencia,





la vileza con piel de bondad,





si eres mala, que se sepa,




dilo, hazlo, grítalo,





dímelo a la cara,




pero no me enerves, no te escondas, no te agaches,





enséñame tus cartas,






y bailemos al mismo son.


Vengan a mí los fríos del invierno...



Hoy no hay tiempo para más,
solo para ella, Vogue París, y Ghesquière,

en realidad estaba preparando un post sobre los ex (las ex, en realidad) y otros demonios, pero le he empezado a dar al helado de tiramisú, y los angeles se han llevado las sombras, así que de momento, paso de zorras.

































jueves, 24 de julio de 2008

A mí me gusta la Gyllenhaal: Maggie Gyllenhaal



Y me gusta porque no es guapa de catálogo, sino de intención. No es guapa cuando la miras por primera vez, y las guapas de verdad no son las que captan tu atención inmediata, porque la belleza no es un acto instintivo y producto de un reflejo, sino un efecto secundario, y pensado, puede ser intuitivo, pero nunca automático.





Ayer estuvo en mi ciudad y me hubiera encantado cruzármela, y no entre el tumulto y con este estupendo vestido de Zac posen resort 2009, otro guapo premeditado,

no como Christian Bale, su compañero de reparto en The Dark Knight, que ese es guapo de impulso desenfrenado...



Maggie es un rara avis en un mundo de petardas,



y sí, a mucho el tufillo intelectualoide que desprende les da rabia, es la típica niña judía del alto Manhattan que se codea con la élite Newyorkina y van todos de progres en sus pisazos de la avenida Madison,





pero más vale bohemio fictício en mano, que cien mamarrachas volando,
a mí no me importa la verdad de nadie,
a los de PETA no creo que ,en privado, les quite el sueño si Brigitte Bardot hace pelis gore con 101 Dálmatas,
pues a mí me da igual si Maggie usa latex en su casa o si es fan de High School Musical
me gusta su estilo y punto.



Su look retro me fascina porque es todo lejos del prefabricado que pueda ser,
le da un aire de diva años treinta con carácter, y está claro que esa es su baza, aunque compre zapatos de Jessica Simpson en sus ratos libres, y vista con la línea de JLo
ella no puede ser una estrella,
ella tiene que jugar a la carta soy distinta y indie, porque no es Natalie Portman y puede jugar a dos bandas,
y a mí, la diferencia me gusta aunque venga perfilada desde casa.





































































martes, 22 de julio de 2008

La vida te da sorpresas y Lucy Liu, sustos




Y yo me visto por los pies. Y estos encima de la silla enseguida que puedo y de forma disimulada, eso sí, en una mesa jamás.





No hay manera de que ande erguida, no mido 1'80 pero ser la más alta de la clase hasta los 12 años me marcó la columna de por vida: se me quedó una pose tonta.





Tengo una tendencia nervioso nefrítica al zapping, no puedo estarme quieta con el mando a distancia, y me encanta ver a la par cinco cosas que no me interesan para nada.








No fumo, pero bebo. Y cerveza a raudales. Sin vaso, y en botella. Fresquísima. Si Claudia Schiffer degustó por primera vez una copa de vino a los 28 yo todavía confundo los daikiris con los vodka frozen o los whisky sour.





Y el mojito con la caipirinha.





A Givenchy lo tomo siempre por Balmain (que en paz descansen ambos).





A Fachinetti por Giannini (y que me perdone la mafia).





A Williamson por Kane.



Y a las cuñadísimas de Dinamarca no llego a distinguirlas ni aunque se quitaran la tiara...







Duermo siesta siempre que puedo aunque Zafón, el único autor en la historia que me cuesta acabar, se empeñe en empañármela, su libro yace junto a mí en cuanto me tumbo, presión piscológica lo llaman, y deberían incluirlo en el código penal como arma blanca...





Y mi última adquisición para una boda en la montaña es un vestido de Mango con tara de 18'90 el kilo sin derecho a devolución del dinero, sólo de color o de talla, de esos que ellos llaman edición limitada seudo firmado por Zuhair Murad, ese primo hermano por parte de padre de Badgley Mischka y Osman Yousefzada, que llamarme cutre pero os aseguro que es divino;

la tela, socorrida; la manufactura y el acabado, a la taiwanesa, pero con los complementos justos y un buen cuerpo serrano, para qué quiero más; con lo que odio el síndrome de Paquitina y eso de ir a comprar a tiendas con nombres que duelen (Dolores, Milagros, Sonsoles,..enfín) para que te hagan un traje que dicen que es a medida e ingénua de tí, te convenzan de que es único (utilizan la palabra exclusivo, y lo único que me gusta de esas mujeres a las que carga el diablo, son los metros que llevan en las batas) y de elaboración propia, igualito que el vino,

yo alucino con cierto perfil de gente, y digo alucino, que no menosprecio aunque en el fondo en mi tiempo libre lo haga, pero es que a mi sentido común se le escapa que haya alguien que se gaste 76.390 lekes albaneses ( y una señorita no habla de dinero pero esto no es apenas una moneda de curso legal) en un trozo de crêpe, gasa, y chifón o satén que sí, son de la tienda del barrio, comprados a "los mejores mayoristas de España" pero plasmados en un patrón del burda de la época de Mónica Randall.

Y no hablo de gente de baja cuna y baja cama, hablo de paquitinas de alto standing que antes muertas que de Mango, y yo, que soy de outlets o de marcas, porque si me gasto 1000 eurazos ( y esto no es dinero, son simples números) que no tengo al menos que la dependienta me haga la ola y huela a Donna Karan.











Tan incomprensible es que haya gente que piense que Gucci es una marca deportiva que hace bambas con logo y bandoleras a dos rayas, como que los señores de Harper's Bazaar, que en principio están en su sano juicio, elijan a Lucy Liu como imagen de un reportaje sobre las olimpiadas para su número de Agosto,


sí, es porqué es de orígen chino y se celebran en Beijing, que agudos eh..


pero hombres de Obama, que mala baba,
que además estamos saturados de tanto deporte meets fashion en los editos internacionales y patrios (que encima son los mismos que los internacionales pero con retraso, como si España fuera al mundo, lo que Canarias a España: una hora menos),

además aquí faltan el negrazo y la polémica,

y la polémica del negrazo...









en la barra de ejercicios no canta tanto, que para algo ha sido Ángel de Charlie antes que gimnasta,








el lanzamiento de Chanel debería ser efectivamente una nueva modalidad olímpica,

lo mismo que el tiro al Karly o el lanzamiento de Marky (Marc),


¿se os ocurre alguna más? (y esto ya parece el EP3 y sus juegos de palabros...)






lunes, 21 de julio de 2008

Estoy, que no me he ido, estoy pensando...





Hoy dejo que hablen las imágenes y me quedo, por orden de rígida preferencia con:


la campaña de Jil Sander F/W 2008, con Natasha Poly, Lara Stone & Matvey Lykov by Willy Vanderperre,


pura aridez urbana,


















la de Givenchy, porque Tisci está ente nosotros, y Maria Carla, también,
























la de Pucci by Jurgen Teller, porque sé que al señor quinquillero, al menos il palazzo le va a gustar (y paro ya de nombrarlo),




































y la de Sonia Rykiel, con Iekeleiene e Irina, a lo My fair lady meets Mary Poppins...