viernes, 21 de septiembre de 2007

Chanel.lo



Inmaculada y cristalina.

Así se presentó Rachel Bilson, esa chica menuda, de enormes ojos y tímida carrera, en una filántropica fiesta que ofreció el viernes Chanel al otro lado del charco.

Con el rostro despejado, Rachel, estaba insolentemente impecable enfundada en un vestido negro con ribete joya e impetuosa caída libre en los costados (hasta la cintura).

Totalmente nude en cuanto a complementos, a excepción de un sobrio bolso negro y un juego de pulseras doradas, la Bilson destacó más allá de por su indiscutible belleza innata, por su acertadísima elección ( o la de su estilista).

Lisa Kudrow. en un alarde de prudencia y desenfado llevado al extremo, optó por un sencillo par de jeans.
Todo sea por una buena causa.