miércoles, 19 de septiembre de 2007

La joven Jane Austen




No sé exactamente para cuando es el estreno (creo que para el 19 de Octubre), pero no me la perderé.


Confieso: ya he visto un (buen) trozo en una de esas webs semilegales que florecen en internet.


Y es que me ha dado por la época victoriana.


Tras "orgullo y prejuicio" me enganché a las películas que trasladan a la pantalla ese idílico marco de burguesía agraria que tan bucólicamente pintaba la novelista Jane Austen.

Aquí se narra su adolescencia, sus inicios cómo escritora, su primer amor, su primer contacto con la tortuosidad, con la pasión, con la líbido, y el ardor.


Y se hace desde un transfondo peculiar por su sobriedad, su calma, su paz, un escenario retraído y aislado en el que Jane se forja una educación atípica para una mujer de su clase y condición, vive una vida intensa sin fastuosidad ni lujo, ni personajes épicos, saca grandes historias de un entorno austero en un momento de renacimiento y expansión.

Austen fué siempre criticada precisamente por eso, por la falta de reflejo fiel de las circunstancias de la época en sus novelas.

Pero esa es la gracia, el retrato pintoresco de una mujer que describe sentimientos y relaciones cotidianas siendo platónica de espíritu y corazón.


Bien, la película en sí es muy correcta. Muy muy. Vaya, que está más que bien.


Aunque me temo que un poco peor que su predecesora.


Y me da que en parte es porqué Anne Hathaway no lo borda (ha recibido muy buenas críticas pero a mí me resulta discretamente creíble). Su partenaire, James McAvoy (compañero de Keira en "Expiación"), tiene el físico y la malicia perfectos para el papel. Y lo hace mejor.


Es el Ryan Gosling a la escocesa, ni guapo, ni feo, atractivo. Y mucho.

Habrá que seguir esperando para verla en pantalla grande, pero lo ideal es disfrutarla en versión original, aunque haya que cometer un delito...