lunes, 17 de septiembre de 2007

Armand Basi: partiendo la pana














































Aunque el hombre se quede como apuesta segura en Paris, de Nin, director creativo de la firma, ha decidido que el feudo de la mujer Basi, sea Londres: riesgo y acierto.
Markus Lupfer ha conseguido tejer una colección sorprendente, chocante, en definitiva, asombrosa.
Su "acomercialidad" ha sido su principal aliada.
Porque osa, se atreve, y resuelve, con absoluta credibilidad.
Ya se sabe que Londres es la antítesis de Nueva York, el enfoque puramente mercantil no funciona. Puntúa a la baja.
Y la casa catalana ha sabido sacarle magistral partido a esa carta.
El diseñador alemán al frente de la marca, ha demostrado que sensualidad y transparencias no están reñidas con geometría y formas cerradas.
El hilo conductor del desfile ha sido precisamente la contraposición entre tejidos, formas, volúmenes y colores, entre sedas, algodones, plásticos y rafias, tonos nude, pastel y fluorescentes naranjas.
Un aire muy exclusivo pero juvenil y refrescante.
Larga vida a la mujer urbana.