miércoles, 18 de julio de 2007

(photo: in style.com)

Me encanta esta mujer.
Y no solamente porque me encanta su marido sino porque está a medio camino entre una granjera de Texas y una burguesa londinense.
Entre una formosa y sonrosada tirolesa y una perfecta descendiente de la corona asutrohungara.
Podría ser la partenaire de Cocodrilo Dundee en la costa australiana y encajar en el papel de reina de África.
Me gusta.
Aunque a veces peque un poco de vasta.
Y aunque llame a su hija manzana.