sábado, 25 de agosto de 2007

Casas e inquilinos..¿u okupas de paso?


Mouret?



Cavalli?











D&G?






No, Balmain.

Bueno, mejor dicho, Christophe Decarnin.

Otro no francés infiltrado.

En verano, tocó el día:

Con sus monos de mecánico, camisetas mordidas en algodón ajado... un look pseudo militar desgranado y disgregado.

En lamé dorado y en gris plateado.

Sus drapeados en verde pistacho y sus tafetanes y plisés en blanco deslavado.

Sus tachuelas XL y sus perfectos incrustados.

Falsos esmóquines y mini vestidos elegantemente descarados.

Una revolución industrial de niño bien descarriado.

Rimas aparte.

Ahora para invierno se centra en la vida nocturna.

Más mini, más brillo, mejor flanqueado.

Más setentero, más rock, más fleco, más armado.

Una colección correcta.
Sin defraudar pero sin deslumbrar.
Sacando poco a poco a la maison de sus miserias de antaño.
Pero sin rozar el fascine ni el hito, ni el aplauso ovacionado:
Tendencia de manual.
Diseño de aula magna...
Sui generis del caro.
Uno más de otros tantos.