lunes, 28 de enero de 2008

Tolerancia cero




" Nuestro trabajo consiste en capturar el signo de los tiempos y transformarlo en objetos que hagan la vida más agradable" declaraba Sydney Toledano el viernes pasado ante un zumo de naranja de once euros en el hotel Plaza de París. Una visión enternecedoramente idílica y un discurso bonito retórico el del director general de la casa Dior , aunque no se me ocurre ningún argumento de peso para no darle la razón , cualquiera de las maravillosas creaciones de Galliano le alegrarían la vida al más pesimista, incluso a aquel que ignora la moda, aquel que la desprecia, la niega y la repudia, aquel que se cree inmunizado contra esta todopoderosa industria. Y no voy a entrar a hacer ningún debate moral sobre lo que es más o menos digno o legítimo, no pretendo elevar a los altares ni pormenorizar, ese es otro capítulo, solo digo que yo con la moda como con la Iglesia, no creo en la institucionalización, en el adoctrinamiento ni en los papismos, soy más bien de credo y comunión individual, personal e intransferible.






La moda es una cuestión puramente subjetiva, es una de las múltiples transcripciones de la sensibilidad estética, hay a quién le gusta la pintura, la escultura, la arquitectura, y hay a quién además le gusta el arte de la vestimenta; porqué sin entrar en discursos sin demasiado fundamento que arruinan su propio objetivo, está claro, nos vestimos todos, es un hecho, una necesidad, unos más y otros menos, pero la cosa no es exactamente esa; no importa si el azul cerúleo está hecho a medida por unos individuos que se dedican a ello, también hay sujetos que se dedican a colocar los alimentos en los hipermercados de manera que consumamos de una determinada manera y periódicos que sacan en primera plana atentados masivos y población civil muerta, pero esa es la parte de negocio de la que estamos exentos, al menos, de manera directa y no debemos congratularnos por su dedicación y esfuerzo, por acicarlarnos, por alimentarnos, por informarnos, que no lo hacen por nosotros, lo hacen por las ventas. Así que ciñámonos a las sensaciones, que esas si son cien por cien nuestras, que en un mundo tan atroz como este no creo que haya que pedir disculpas ni rendir cuentas a nadie por sentirnos atraídos por un universo de irrealidades perfectas.




12 comentarios:

alterego dijo...

Es verdad. Nos pasamos la vida (yo ya desde luego no) dando explicaciones de por qué nos gusta la moda. "Universo de irrealidades perfectas". Ahí está el quid.
Gran post. Bss.

Lucio dijo...

A mi no me aguanta nadie mis rollos sobre moda y yo no soporto rollos de nadie que me de la coña sobre futbol,gastronomia o el tiempo.
Sydney Toledano es muy colega de nuestro davidelfin, a ver si le fichan.

Aretha dijo...

La verdad es que a mí por lo menos la moda me transporta a un mundo donde no tengo que pagar cuentas, conseguir trabajo o preocuparme de las cosas de cada día, por eso es algo que me encanta y que me alegra el día

Di dijo...

Yo hace tiempo que dejé de justificarme, por eso y por muchas más cosas. Yo soy así, así seguiré nunca cambiaré. A quién le importa.

Di que si guapa, y al que le pique que se rasque.

Besos

Alma DeLuXe dijo...

No me considero experta, ni siquiera bien informada, culturizada en moda...pero me apasionan las sensaciones que me produce, el placer de la distinción, de la estética...no rindo cuentas ni pido explicaciones...simplemente lo disfruto y lo vivo sin más. Pobres de aquellos que no entiendan ni compartan este mundo...porque ellos serán los arrastrados por el consumismo y la alineidad. Besos para tí que eres una de las "iluminadas", cada vez me entusiasman tus post.

Shopaholic dijo...

Creo que lo has expresado a la perfeccion.
¿Soy mas superficial que los demás porque me gusta la moda y ellos admiran la pintura?
Pues NO
Y porque me guste la moda no tengo que ser una lela que no entiende de pintura...

atelier dijo...

Es increíble como la gente puede despreciar la moda sin conocerla. yo estaba harta de tener que justificar ante mis amigos el porqué (ya dejé de hacerlo hace tiempo)de mi pasión por la moda. No entiendo por qué todo el mundo la considera superficial, si hasta el más antisistema, está influenciendo en mayor o menor medida por ella. Por cierto, yo tb. leí la entrevista de la última de El País.

unrinconcitoenelmundo dijo...

Ole ahí!!!! Que nadie se achante que cada cual tiene sus intereses y hobbies y la moda bien puede ser uno de ellos. Nadie critica de superficial al amante del fútbol, del arte, del cine, de la música, ¿por qué los amantes de la moda son tachados de superficiales? Me parece una creencia injusta y muy ignorante.
Besitos y genial post!

thesil dijo...

Madre mía puea yo que soy ultra fan de la moda, la pintura, la escultura, la fotografía... superficial es lo más bonito que me podrian decir. Pero vamos que a mi me da igual, es mi hobby, todo el mundo tiene o debería tener ociosidades para pasar su tiempo libre, forma parte de nuestras vidas. Yo, ni loca, me compraría unas entradas por 100€ para ver un BarÇa-Madrid pero sí me lo gastaría en un vestido de Chloé (hiper rebajado). Es mejor inversión, el partido solo dura una noche y el vestido me puede durar toda la vida si quiero.
Besos

Mer dijo...

Excelentes palabras me identifico en algunas de ellas. besos!

aka scrunchie girl dijo...

Vaya, no pretendía hacer de esto ningún alegato ni escribir un post justiciero, Dior me libre de los encasillamientos, que odio por igual a aquellos que menosprecian la moda como a aquellos que dentro de ella, los entendidillos de tres al cuarto, ridiculizan a todo aquel externo a su credo, lo que sí es una verdad como un templo es que existe cierto resquemor (social en general) hacia este nuestro pequeño gran vicio!beso!

somebody dijo...

酒店經紀人,菲梵酒店經紀,酒店經紀,禮服酒店上班,酒店小姐,便服酒店經紀,酒店打工,酒店寒假打工,酒店經紀,酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工經紀,制服酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工,酒店經紀,制服酒店經紀,酒店經紀