martes, 16 de septiembre de 2008

Mientras llega David, yo no me resisto a Charles Anastase

Primero decir que David Delfín es fan de Lost seguro, porque si su desfile de hoy no era una especie de hatch atmosférica, que baje Jacob y lo vea.

Pero lo que decía, que mientras llega me apetecía a mi hablar de Charles Anastase a la par que hacer un llamamiento,

las bloggers de Francia ya van a Londres y Nueva York así que a ver si algún alma caritativa me invita a Milán o París,

que con Cibeles, no cuento.

"S'il vous plait, je suis charmante, responsable et je ne critiquerai jamais la creativité gauloise, et surtout, et avant tout, vivent Carla et la France

dai, invitatemi, non ho bisogno di sedermi, mi basta giusto un bucco dove poter almeno respirare la stessa aria che respira Miuccia Prada..."


SOS lanzado, pero seguiré insistiendo por lo menos hasta que Melendi se deje crecer de nuevo las rastas.


Y ya se me ha ido el santo al cielo y no sabía que quería decir de Anastase, o sí, bien, el caso es que me resulta entrañablemente freak: por favor, ¿qué me decís de este primer look gondolero amish?

En su primer desfile en la Semana de la Moda de Londres me han ecantado sus lolitas perturbadas, no sé si están de psiquiátrico o de cuadro de Degas, pero me chiflan.















Almenos no ha sido poseído por nadie, porque si a Julien MacDonald lo poseía Francisco Costa, a Luella Bartley, la anteriormente conocida como cronista de Vogue, la ha poseído Marc Jacobs; el caso es que sus damas esquizofrénicas y daltónicas, me han entusiasmado.