jueves, 29 de enero de 2009

Una niña Scrunchie en París

Había una vez una niña Scrunchie que se metió en la cama y se despertó en París. En realidad fue volando, pero no cual colibrí, sino es uno de esos pájaros de chatarra que cada día le dan más miedo. Hacía frío, el más crudo de los inviernos, y su misión era darse un paseo por el mar. Ella no entendía muy bien como iba a ser eso posible en la ciudad de la luz que siempre es gris, pero eso decía en el trozo de papel que le había entregado un mensajero virtual. Feliz e incómodamente acicalada se echó la duda a las espaldas y se entregó a los brazos de la urbe que mató a Lady Di.


Su objetivo antes de la hora a la que había sido convocada para navegar era un minucioso trabajo antropológico sobre esa rara avis a la que no extingue ni la peor de las crisis y que puebla las llanuras de la República independiente de la Alta Costura. Como ya le habían dicho, el acceso a su territorio está absolutamente restringido, el visado se concede en contadísimos casos y siempre al modo tradicional: a dedo, así que decidió ejercer de observadora externa y nunca neutral, a uno bajo cero, a quince centímetros del suelo y miles de kilómetros de la realidad.
Con guantes rojos y los ojos bien abiertos, llegó al Palais de Tokio, en la avenida del Presidente Wilson, justo en frente de un mercadillo popular en el que los comerciantes y sus furgonetas atendían a sus populares clientes ajenos e inmunes a pieles, muchas pieles y un sólo destino: Elie Saab.



Silicona, laca, manicura, bolsos y Loubutines; niñas como salidas de Gossip Girl bajándose de monovolúmenes con cristales ahumados, muertas de risa y orgullo, modelos con sandalias, y redactoras de Elle haciendo encuestas azotadas por el frío. Los depredadores con cámaras se agolpaban a su paso interceptando su decidido galope y sus miradas de odio altivo. Con sus gestos clamaban al esquivo pero con sus movimientos de reojo, llamaban al objetivo.
Scrunchie no domina para nada las artes fotográficas, no sabe encuadrar, ni posicionarse respecto a la luz, ni calcular distancias, ni dejar quieto el botón del zoom, y eso que su tío, es El artista multidisciplinar, pero allí estaba ella haciéndose un absurdo hueco entre tanto flash. Camuflado en la manada avistó a un lobo con piel de pivón y se dijo, éste es para Di, que tiene fama de saber apreciar la buena carne. Y lo que se cría en Paris queridos, no es fruto del combluterol.




El goteo de señoronas con síndrome de Benjamín Button no para: melenas, más pieles, acento americano, y payasismo universal; tacones, taconazos, y Nati Abascal queriendo llamar la atención entre tanta arpía de país árabe y sin chaddor al margen de cualquier situación internacional. De repente, un coche hace stop, y ¿quién es? La Pataky, su pésimo gusto, y un culo excesivamente respingón. La siguen Dita Von Teese con una calvicie incipiente a tener muy en cuenta, pero con un halo de porno fino muy bien llevado, y la joven Barton (Mischa).




La temperatura empieza a bajar y los tenderetes de fruta y verdura entre los que se intercalan bolsos a 10 francs no se inmutan: en tan poco espacio colindan dos mundos que ni se miran, se ignoran sin perdonarse la vida, y la niña Scrunchie, apatrida temporal, cruza la frontera embriagada por el olor a cítricos



Jean Paul Gaultier es uno de sus mitos y a ella no le importan los demás, sólo quiere saber si huele a mâle; pero a la puerta de su morada justo delante de los Arts et Métiers solo hay vallas y griterío, y de nuevo: desfile de berlinas a pie de acera

Más pieles, más prepúberes disfrazadas de señoronas y señoronas de prepúberes, y de nuevo, jugando al despiste, Nati Abascal, a la que Scrunchie había ya visto en varias ocasiones pero nunca había percibido lo desapercibida que puede llegar a pasar (la quiere igual, que conste). El zumo de naranja del súper es horrible, y Scrunchie se quiere sentar.




Todavía queda una hora para que desatraque su barco y ni siquiera la bella fealdad de Lou Douillon la hace recapacitar: se marcha a Colette a sentirse una más. Allí todo es muy tan, que se queda en ná. Y scrunchie sale de la tienda con una cajita de latón en forma de magdalena glaseada con la que se siente felicísima. No se ha dado cuenta pero la tontería se ha adueñado de ella, y ni sus pies destrozados, ni su hipotermia en los dedos pueden parar su hambre de bobada.
Sí, en un abrir y cerrar de ojos está en la tienda de Marky Mark, la misma en la que los dependientes invitan a la fantasía sexual más explícita y la ropa es de pésima calidad, pero el cartel de 33 euros la llama (porque desde que ve Lost, los números la tienen obsesionada), y la conmiseración que le produce la imagen de Marky en un mal día y como la dieta lo trajo al mundo la hace apiadarse de él y decide llevárselo a casa...total. Son casi las cuatro y hay que darse prisa.
En los campos Elíseos Ladurée está colapsdo y la tienda de Vuitton parece un almacén garage.
Una sala de fiestas no era lo que ella esperaba, prefería un burdel, un taller, un museo, o un corral, pero se supone que la magia no depende del lugar. ¿Y entonces el barco? Acababa de zarpar
...continuará.












23 comentarios:

heidi dijo...

¡Y pensar que ayer estábamos en París!

heidi dijo...

¡Y pensar que ayer estábamos en París!

Allure dijo...

Yo me voy mañana a París, pero no voy a poder ver nada de la alta costura :(

Hummingbird dijo...

comparto ese pánico ilógico por los aviones pero si hay que ir a París.... se va...(!!!!) y niña si mis ojos no me engañan estabas en josep font???. las fotos.... muy chulas. quiero la segunda parte DENTRO DE UN RATO. XXXXXXXXXXXX!! y ya puestos a pedir... un souvenir!

Pau dijo...

Wow !!!
Vaya relato tan apasionante, has conseguido trasladarme a Paris, a Colette con sus fundas de I pod y robots de diseño, sus joyas en vitrina.
Sueño con las macarons de Ladurée, con Montaigne Market ( rival de Colette ), la plaza Vendome...
Con el Marais, y con la tienda de Hermès.
XXX wapa

Sr Q dijo...

Amiguita mía, ¿pero estás en París o sólo es en plan fábula? Sí, soy tonto y no me entero de nada.

Di dijo...

1. Me encanta que me esteis buscando chulazos por el mundo adelante. GRACIAS

2. Si realmente has ido a París y te lo has guardado todo este tiempo: Eres mala, Muriel!!

laratitapresumida dijo...

¿Has ido a París? Cuéntalo todo, por dios bendito...
Besos.

la parisina dijo...

bonjourr, me ha gustado mucho tu cronica. Cuanto movimiento español en Paris esta semana!!
saludos parisinos

Raquel Gratis total dijo...

la próxima vez me llevas de mucama, yo te ayudo con la cámara o algo así!

Holly Golightly dijo...

Todos queremos más.

¿Sabes cuál es el secreto de París? Los días que llueve. París es gris. Aunque digan lo contrario.

Claro que también es el sitio más bonito del mundo.

thesil dijo...

Qué crónica tan apasionante! Pero y la segunda parte? y el desenlace? no nos dejes así por favor!

hollygo dijo...

Me ha encantado

Shopaholic dijo...

Aka!!!! estas entre las pocas personas privilegiadas del mundo que pueden decir que han asistido a un desfile de HC???????

GUAAU!!!

Un besazoo! y esperamos ansiosos mas!!!

alterego dijo...

Y ni una mísera foto de la reportera Scrunchie???. Muuy maaalll...
Besos.

Cris dijo...

Queremos ver Scrunchie en parís con sus guantes rojos y sus taconazos!

Cuándo vendrá la segunda parte??

Tengo muchas ganas de verla... :)

Besos envidiosos ;)

Hummingbird dijo...

niña scrunchie, has perdido el barco? qué suerte aún en parís.... :), XXXXXXXXXXXXXX!!

Sr Q dijo...

Nena ¿esto que es? ¿donde paras? Es lo que tiene un blog, que cuando lo dejas aparcado la gente se te revoluciona. Y tú, querida amiga, tienes una costumbre insana de dejarnos colgados, como me presente con la hummingbird te vas a enterar, te vamos a dar para el pelo :)

Hummingbird dijo...

Sr. Q, me llamabss? XX!

Sr Q dijo...

Hummingbird y yo estamos preparando la denuncia a la policía, que lo sepas.

VIVI dijo...

Quiero la seguda parte por favor, me has dejado con las ganas.
besitos
Vivi

Botica Pop dijo...

wow! es la primera vez que te leo y me he quedado impactada con este post.
beso.

somebody dijo...

酒店經紀人,菲梵酒店經紀,酒店經紀,禮服酒店上班,酒店小姐,便服酒店經紀,酒店打工,酒店寒假打工,酒店經紀,酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工經紀,制服酒店經紀,專業酒店經紀,合法酒店經紀,酒店暑假打工,酒店兼職,便服酒店工作,酒店打工,酒店經紀,制服酒店經紀,酒店經紀